Guía para la gestión de un restaurante

Según el INE (Instituto Nacional de Estadística), España es el país con más bares y restaurantes del mundo: un total de 277.539 establecimientos gastronómicos, que corresponde a una media de un local por cada 175 habitantes de este país. Este dato demuestra por sí solo que los restaurantes son negocios muy rentables en España.

❌ Pero también tiene un significado claro: la competencia en el sector es feroz en estos momentos. Con tal número de negocios dedicados a la misma actividad, es necesario saber muy bien cómo llevar un negocio de hostelería adelante.

Por eso hemos creado esta guía en la que vamos a explicarte cómo gestionar un restaurante correctamente. Aquí descubrirás las principales claves para conseguir que tu negocio funcione y pueda dar los resultados que esperas.

¡Toma nota!

10 pasos/factores a tener en cuenta para gestionar un restaurante con éxito

Para gestionar un restaurante hay que cuidar muchos aspectos. Te recomendamos sobre todo que sigas los siguientes consejos:

1- Da autonomía a tu chef

La cocina de un restaurante es compleja, y requiere de unos conocimientos y formación que no siempre tiene la persona que dirige el restaurante.

Llevar adelante una cocina no solo es una cuestión de supervisar los escandallos, comprobar mermas e inventarios, etc. sino mucho más, por lo que el chef necesita poder dirigir a su equipo sin tener apenas control de la quien se encarga de la gestión.

2- Cuenta con un equipo de profesionales cualificados

Con independencia de las demás acciones que se pongan en marcha en la gestión de un restaurante, nada va a funcionar bien si no se tiene un personal de sala preparado.

Estos trabajadores tienen un contacto constante con los clientes, por lo que es imprescindible que sean profesionales y amables para que tu restaurante consiga el éxito. Así que debes ser muy cuidadoso a la hora de contratar a los trabajadores de tu restaurante.

Lo mismo puede decirse del personal de cocina, que tiene ante sí la responsabilidad de preparar los platos que forman tu oferta gastronómica. Sé exigente también a la hora de elegirlo.

¿Cómo gestionar un restaurante?

3- Optimiza tu carta para que sea rentable

Cuando tu carta ya esté en funcionamiento, debes prestar especial atención para saber cuáles son los platos que más se piden, los que apenas tienen demanda, y los que aportan mayores y menores beneficios en términos de productividad.

✅ Esto te permitirá adecuar tu oferta hasta conseguir una carta óptima, si bien esta tiene que continuar viva y seguirá adaptándose a los clientes.

4- Establece tus precios pensando en los clientes potenciales

Conocer el escandallo no es suficiente para fijar el precio de un plato. Esto deja en manos del chef la política de precios del restaurante, de forma indirecta.

Y no debe ser así, ya que la oferta gastronómica del restaurante debe fijarse en consenso entre el chef y el gestor, pero es este último quien tiene que fijar el precio del plato teniendo en cuenta criterios como la demanda, posicionamiento, competencia, etc. Después, teniendo en cuenta ese ratio, el chef creará la receta con un coste determinado.

Además la carta no solo sirve para informar a los clientes sobre la oferta gastronómica y los precios de tu restaurante, sino que tiene que estar creada con profesionalidad para que no se dispersen los importes, con el fin de subir el ticket medio.

5- Trabaja por objetivos

Todo gestor tiene que tener una serie de objetivos y un plan de acción que seguir en todo momento, para así superar a la competencia. Además esto es necesario para mantenerse dentro de un rango de precios adecuado, para que el negocio resulte rentable.

6- Divide correctamente los problemas

¿Recuerdas aquello de «divide y vencerás«? Puede que en este caso tenga un significado distinto, pero también tiene mucho sentido. Para resolver los problemas complicados es necesario dividirlos en partes más sencillas, tantas como se requiera, hasta que la solución sea obvia.

? Imaginemos por ejemplo que el problema es que no aumentan las ventas ni estás atrayendo clientes. Tendrás que dividir el problema en: ventas y clientes.

Respecto a las ventas deberías preguntarte varias cosas, por ejemplo si tus empleados están formados para vender, si tu restaurante comunica visualmente, etc. Y en relación a los clientes, debes reflexionar sobre si has segmentado a tu clientela bien, si estás intentando abarcar demasiado clientes y por ello no interesas a ninguno particularmente, etc.

7- Cuida los detalles

Como gestor de un restaurante tienes que estar presente en los servicios cuidando de todo: que la decoración y limpieza sean correctas, que los uniformes estén impecables, que la iluminación sea la correcta, etc.

Tan solo de este modo podrás convertirte en un verdadero líder para tu negocio.

8- Haz estudios de mercado

Los estudios de mercado recopilan y analizan datos sobre los clientes y la competencia del mercado del que se forma parte.

Por ello es importante hacer estudios de mercado, que te servirán para saber si tu propuesta puede ser exitosa o no, o cómo mejorarla para que resulte más competitiva.

9- Evita las distracciones en tus tareas

En ocasiones tenemos planificada una actividad, como por ejemplo concretar una reunión con un nuevo proveedor, y de pronto se nos cruza alguien y nos pide un minuto para comentar algún tema. Normalmente no va a ser un minuto sino mucho más, creándose un «efecto pasillo» que hace perder mucho más tiempo del que podría parecer cada día, por falta de organización.

? Si se trata de un tema urgente, por supuesto debes atender a tus trabajadores. Como veremos más adelante, en ningún momento deben sentirse solos. Pero si es algo que puede esperar, es mejor que quedes con ellos en atenderlos en otro momento que sea más oportuno.

10- Prescinde de quien impide que tu negocio vaya bien

Ojo, todos los trabajadores se equivocarán a veces, porque son humanos. No estamos hablando de ser intransigente, ni mucho menos.

Pero es evidente que en algunos restaurantes que van mal, uno de los fallos grandes es que hay trabajadores que para nada se toman en serio su trabajo, y jefes que por pena o falta de determinación no los despiden.

Piensa en cuánto te juegas, y no tengas dudas en despedir a los empleados que no trabajan como deben.

7 Errores comunes que se cometen en la gestión de un negocio de hostelería

Ya sabemos lo que hay que hacer a la hora de gestionar un restaurante, pero igual de importante es saber lo que no hay que hacer.

Apunta los fallos que se suelen cometer y no seas el siguiente en hacerlo:

1- No saber realmente cuál es tu concepto de restaurante

Los clientes quieren coherencia no solo en tu menú, sino en la decoración de tu local, el servicio…En definitiva, en toda tu marca.

❌ No puedes permitirte que los clientes lleguen a tu restaurante y no terminen de saber cuál es la idea, ya que se sentirán confundidos y se irán sin la sensación de querer volver. Lo ambiguo no es exitoso.

2- Subestimar la importancia del plan de negocio

Todo restaurante necesita un plan de negocio, ya que como hemos comentado antes, la competencia que hay en la hostelería en la actualidad es enorme.

✅ Un buen plan de negocios te dará la posibilidad de comprender mejor tu propuesta de valor y qué es lo que diferencia a tu restaurante del resto. Teniendo por delante estos datos, podrás crear un modelo de negocio único y mejor que el de tus competidores.

Además, mientras recopilas esta información encontrarás temas en los que no hubieras pensado, como normas sanitarias, leyes fiscales, etc.

Así pues, un plan de negocios te sirve para:

✔️ Sentar las bases de tu restaurante.

✔️ Saber qué puedes aportar de distinto respecto a otros restaurantes.

✔️ Asentar tu modelo de negocio.

Es decir, minimizarás las sorpresas y el riesgo.

3- Desconocer a la competencia

A menudo en los restaurantes se comete el error de pensar que otros negocios no son competencia, porque no están a la altura. No hay que equivocarse con esto, sino todo lo contrario; es mejor analizar bien a los competidores y aprender de ellos.

La energía que desperdiciarías criticando lo que hacen otros debes emplearla en preguntarte qué es lo que atrae al público de ese negocio, y tomar nota. Pero no copiar.

En ningún caso tienes que crear un concepto de restaurante que sea una réplica de otro, sino que debes encontrar tu propio modelo de negocio. Eso sí, aplicando lo que ya ha demostrado funcionar en otros restaurantes.

4- Dejar a tu equipo solo

Hay quien piensa que su plantilla puede organizarse sola, pero una cosa es confiar en los trabajadores y otra dejar que se las apañen por sí mismos cuando pueden necesitarte en cualquier momento.

Si quieres que tu restaurante de verdad funcione y no haya conflictos, debes estar siempre disponible para solucionar los contratiempos que puedan surgir y no dejar solos a tus empleados.

¿Cómo se gestiona un restaurante?

5- No disponer de un menú propio

Hay que recordar que el menú es el elemento esencial del restaurante, por lo que hay que poner mucho cuidado en ofrecer uno que sea consistente y tenga calidad.

No puedes pensar que porque a ti te guste un plato va a funcionar, sino que tienes que estudiar si a tus clientes también les convencerá, y si va bien con la carta en conjunto.

Es importante que tu menú esté lo más conceptualizado que sea posible, porque esto te ayudará a crear la identidad de tu negocio.

Y como hemos visto, los clientes quieren tener claro dónde se encuentran y cuál es la propuesta. Por ello es recomendable que la carta sea coherente y no tenga un poco de cada cosa, sino una cierta armonía.

6- Olvidarse de la publicidad

No puedes esperar a que los clientes pasen por tu restaurante para que lo conozcan. Debes hacer un trabajo de promoción para expandirlo, que lo conozca toda la gente posible e incluso pueda hablar de él a otras personas.

Crea una propuesta que llame la atención y diseña las estrategias de marketing necesarias para dar a conocer tu negocio.

✅ Recuerda que las redes sociales son muy buenas aliadas hoy en día en estas tareas.

7- No tener en cuenta dónde se encuentra tu restaurante

Otro error que muchos cometen es confiar tanto en su oferta gastronómica y en sus trabajadores, que no prestan atención a dónde se encuentra ubicado su restaurante. Y de pronto ven que algo que escapa a su control va mal, y no se dan cuenta de qué es.

❌ Hay que tener mucho cuidado con esto, porque no siempre a los clientes les va a dar igual dónde se encuentre el negocio.

La ubicación del restaurante tiene un papel fundamental en su éxito, a veces tanto como ofrecer una carta y un servicio excelentes.

Como ves la gestión de un restaurante es un trabajo en el que hay que cuidar muchos aspectos, pero lo primero es tener claro cuáles son. Por ello te hemos contado cuáles son los principales elementos a tener en cuenta a la hora de gestionar un restaurante, ¡no los olvides!

 

 

Te puede interesar

Leave a Comment

BAKARTA . Hecho con  en Sevilla, Andalucía, España